Transporte

La fórmula de la fatiga puede prevenir la futura tragedia del tráfico aéreo

Poco después de las 6 am del 27 de agosto de 2006, 49 personas murieron cuando un vuelo de Delta Connection patinó al final de una pista de aterrizaje en el condado de Fayette, Kentucky durante el despegue. El avión de cercanías estaba en la pista equivocada, una demasiado corta para el avión.

Solo un hombre estaba de guardia en la sala de control cuando sucedió. No se dio cuenta del avión hasta que fue demasiado tarde. Estaba terminando un turno nocturno después de registrar solo dos o tres horas de sueño la tarde anterior. Tenía 10 horas entre turnos, pero no podía dormir debido a su ciclo de sueño. Antes del accidente mortal, el controlador había trabajado dos turnos vespertinos, dos turnos diurnos y un turno nocturno completo.

Un grupo de investigadores del sueñoen la Universidad Estatal de Washington dicen que el desastre podría haberse evitado fácilmente. Los investigadores estiman que el controlador solo funcionaba con una efectividad del 71 por ciento porque estaba fatigado y luchaba contra sus ritmos circadianos.

Un horario más flexible y adecuado para dormir habría ayudado al controlador a trabajar con la máxima eficiencia. Gregory Belenky, miembro de AASM, sugiere que los aeropuertos cambien de horarios de personal basados ​​en reglas a horarios más flexibles. Los turnos se basarían en la cantidad de sueño que las personas realmente pueden lograr, en lugar de las horas reservadas para dormir.

El concepto va un paso más allá de la regulación que propuso la FAA el año pasado después del fatal accidente de avión de pasajeros de 2009 cerca de Buffalo. Según la propuesta, las aerolíneas deberían tener en cuenta la hora del día, la zona horaria y los ritmos circadianos al programar los turnos. Los sindicatos de pilotos se opusieron firmemente a los cambios, alegando que la política tendría un impacto negativo en la seguridad.
La culpa del accidente de 2006 no se puede atribuir completamente al controlador solitario. El piloto y la tripulación también estaban fatigados por el trabajo por turnos.

Una vez más, la fatiga resulta ser un motivo de grave preocupación para la salud pública. El trabajo por turnos es necesario en nuestra sociedad ininterrumpida de 24 horas, pero no tiene por qué ser perjudicial para los trabajadores y el público en general. Los esfuerzos por el bienestar de los empleados y la concienciación sobre el trabajo por turnos pueden ser de gran ayuda.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *